Infancia
Buscador
Palabra Clave
Portada Infancia
Editorial
- Cientos de manos por los niños de Chile
Cifras
- Características de la Población Infantil y Adolescente en Chile
Necesito Ayuda
- Niños perdidos
- Teléfonos de orientación o ayuda
- Derechos de los Niños
- Maltrato y Abuso Infantil
- Trabajo Infantil
- Adopción
- Niños enfrentados a la justicia
¿Cómo Puedo Ayudar?
- Opciones de Ayuda y Voluntariado para la Infancia y Adolescencia
Directorio de Instituciones
- Organizaciones Sociales
- Organismos de Apoyo
Leyes
- Listado de Leyes
- Temas Legales
Fuentes de Financiamiento
- Públicas
- Privadas
Preguntas Frecuentes
- Preguntas y Respuestas
Temas de Análisis
- Maltrato y Abuso
- Niños y Jóvenes Enfrentados a la Justicia
- Adopción
- Red de Aulas Hospitalarias
- Trabajo Infantil
- Celebrar el día del niño
Vocabulario
Sitios de Interés
- Nacionales
- Internacionales
Documentos de Análisis
- Estudios sobre Infancia y Adolescencia
- Educación
- Juventud
- Derechos de las Adolescentes Embarazadas
Archivo de Noticias
Teléfonos de Ayuda
- 800 730 800:
Sename: ayuda-denuncia, maltrato, abuso, abandono, explotación sexual, embarazo no deseado. Atiende las 24 hrs. del día.

149:
Comisaría de la Familia: violencia intrafamiliar, maltrato.

800 200 818:
Fundación Integra: atendido por psicólogos y educadores, entrega orientación en crianza y educación. De lunes a viernes, de 9:00 a 17:30.
-
www.risolidaria.cl
17 de Noviembre 2017   


Educación para la paz

Educación para la paz. Conceptos básicos


La educación para la paz, tal como hoy se entiende, tiene sus antecedentes muy próximos en nuestro siglo y nace gracias a las aportaciones de los organismos internacionales, el movimiento de la Escuela Nueva y el movimiento de Investigación sobre la paz, nacido de los efectos de las últimas guerras mundiales. A continuación presentaremos algunos aspectos a tener en cuenta acerca de la educación para la paz, para su mejor comprensión:

1. La educación para la paz pretende alcanzarla construcción de un nuevo orden internacional basado en un concepto de paz positivo, de modo que las relaciones en cualquier nivel (individual, familiar, social, nacional, internacional) tengan como resultado la solución noviolenta de los conflictos y la justicia.

2. La paz, de este modo entendida, equivale a la práctica real de los derechos humanos en su dimensión económica, social y política, de modo que esta paz no representa un simple ideal más o menos utópico sino que está sostenido por unos principios contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos que conforman la conquista y lucha de la Humanidad por el bienestar, el reconocimiento de unos derechos inherentes al hombre y el modo universalmente aceptado de sociedad aspirada.

3. La educación para la paz se legitima, sea o no aceptada esta legitimación dentro de las políticas y administraciones educativas, por un conjunto de resoluciones, acuerdos, convenios, pactos y declaraciones de los organismos internacionales. La educación para la paz y los derechos humanos es necesaria, para la práctica del derecho a la paz. El derecho a la paz dfine y sostiene esta educación.

4. La educación para la paz no puede restringirse sólo al marco de la escuela o de las instituciones educativas, sino que abarca la realidad total de la persona, la sociedad y el mundo en constante desarrollo. La educación para la paz, por tanto, se configura desde múltiples dimensiones y se extiende desde ángulos diferentes de acuerdo con el sujeto educado.

5. Siendo la paz, la justicia y los Derecho Humanos procesos complejos y su construcción veraz comprende realidades también complejas y diferentes, debe difundir, informar y formar conforme a los estudios realizados por la Investigación sobre la paz.

6. La educación para la paz y los Derechos Humanos como acción concreta y específica debe inspirarse para su realización en los pensamientos y experiencias pedagógicas que han tenido como objetivo la formación y desarrollo de la persona integral, solidaria y fraterna.

7. La educación para la paz no puede entenderse como una acción neutral, puesto que pretende unos objetivos muy diversos a los tradicionales. Esta educación tiene una dimensión política, en cuanto que, no sólo busca la construcción de la paz como ausencia de guerra, sino fundamentalmente como justicia. Este objetivo es, en definitiva, la transformación de las relaciones y estructuras de poder, la transformación de la sociedad misma.

8. Aunque podamos encontrar en el pasado momentos y experiencias que inspiren la educación para la paz, sin duda tiene su nacimiento en un momento concreto y surge como necesidad urgente debido a motivaciones específicas. Es el peligro de la destrucción total de la Humanidad lo que motiva el cambio lentísimo de las relaciones internacionales y la génesis de la educación para la paz.


El Seminario de Educación para la paz de la Asociación Pro Derechos Humanos ha señalado los siguientes rasgos como característicos de la educación de la paz (Asociación Pro Derechos Humanos, 1990):

a) Presupone tomar partido en el proceso de socialización, por valores que alienten el cambio social y personal.

b) Cuestiona el propio acto educativo, alejándose de la concepción tradicional de la enseñanza como el meramente transmisivo en que el alumno es un mero recipiente sobre el que trabaja el maestro-verdad. Es decir, entiende el acto educativo como un proceso activo-creativo en el que los alumnos son agentes vivos de transformación.

c) Pone el énfasis tanto en la violencia directa como en la estructural, facilitando la aparición de estructuras poco autoritarias, no elitistas, que aliente la capacidad crítica, la desobediencia, el autodesarrollo y la armonía personal de los participantes. Comenzando por lo más próximo a los alumnos, se irá extendiendo poco a poco hacia ámbitos más amplios.

d) Lucha contra la violencia simbólica, estructural, presente en el marco escolar.

e) Intenta que coincidan fines y medios. Se trata de llegar a contenidos distintos a través de medios distintos, haciendo del conflicto y del aprendizaje de su resolución noviolenta punto central de actuación.

f) Combinan ciertos conocimientos sustantivos con la creación de una nueva sensibilidad, de un sentimiento empático que favorezca la comprensión y aceptación del "otro".

g) Presta tanta atención al currículum explícito como al currículum oculto, es decir, a la forma de organizar la vida de la escuela. Este ha de ser coherente con los contenidos manifiestos.



Conceptualización de la paz


La paz, al igual que otros muchos conceptos, ha ido evolucionando en su definición. Siguiendo la obra de Groff, L. y Smoker, P. (1996), Vicenç. Fisas (1998, cfr. 21-22) establece seis pasos al hablar de la evolución del concepto de paz:

1. Paz como ausencia de guerra, vista, sobre todo, como guerra entre Estados.

2. Paz como equilibrio dinámico de factores, sociales, políticos, económicos, tecnológicos. La guerra aparece con el desequilibrio de uno o más factores respecto de los demás.

3. Paz como paz negativa (ausencia de violencia directa) y paz positiva (ausencia de violencia estructural o indirecta: propia de las estructuras sociales que soportan algún tipo de desigualdad: económica, política, social, militar, cultural). Johan Galtung introdujo estos conceptos en 1969. Este autor ha definido la violencia como la causa de la diferencia entre lo potencial y lo efectivo (...) cuando lo potencial es mayor que lo efectivo y ello sea evitable (...) (Galtung, 1985, 31). Por tanto, la violencia es algo evitable que obstaculiza la autorrealización humana (Galtung, 1981, 96) explicando que las personas sufran realizaciones afectivas, somáticas y mentales (...) por debajo de sus realizaciones potenciales (Galtung, 1985, 31) debido a la situación evitable que padecen.

4. Paz como paz feminista. La paz, tanto negativa como positiva, fue definida, hasta los años ochenta, sólo a nivel macro. Pero la paz negativa no sólo es la ausencia de violencia organizada a nivel macro (guerra) sino también, la ausencia de violencia no organizada a nivel micro (malos tratos a mujeres, niños, etc.) Se introdujo entonces, dentro de la paz positiva, la distinción entre organizada y no organizada. Esta última se definió como ausencia de desigualdades y represión en las microestructuras (cfr. Brock-Utne, Brigitte, 1989 y 1990). La perspectiva feminista ha subrayado lo concreto, el nivel micro para que se tenga en cuenta junto al nivel macro, general y abstracto de la perspectiva masculina; la sensibilidad y el reconocimiento de la diferencia (pueblos y seres humanos diferentes, perspectiva femenina) con la construcción de la justicia y de la igualdad (perspectiva general, masculina), ambas en el concepto de paz positiva (cfr. Betty Reardon, 1982, 1985, 1993). Como afirma Martínez Guzmán (1998, cfr. 309-352): Este punto de vista femenino nos ayuda a considerar las relaciones humanas desde una perspectiva más de relación personal que estructural, más inclusiva que exclusiva (...) usando un concepto más holista de seguridad no ligado solamente a las fronteras del estado-nación, a ser cooperantes más que competitivos (...) características que se han considerado femeninas.

5. Paz Holística-Gaia, en la que se subraya la importancia de las relaciones de los seres humanos con el planeta.

6. Paz holística interna y externa. En la paz global con el planeta se incluye también los aspectos espirituales. Aquí podríamos situar a la ecología profunda, culturas indígenas o la cultura de los aborígenes australianos.

En la actualidad aún sigue predominando el concepto negativo de paz, como ausencia de guerra o de violencia en vez de considerarla como algo positivo en sí mismo. Los educadores y otras personas requieren una visión de la paz como opción realista y sólida, merecedora de una seria estimación que pueda brindar una alternativa a un modelo de sociedad contituido sobre conceptos patriarcales. El modelo predominante de la sociedad es aquél en que se glorifican la guerra y el militarismo y en donde a los valores masculinos de agresividad, competición y progreso científico se consideran superiores a aquellos otros que a menudo tienen la connotación innata de femeninos, como la cooperación, la asistencia y el cuidado de otros y del conjunto del planeta .

El hecho de ser pacífico a menudo está asociado con el de ser pasivo y se estima que un estado de paz es aquél en donde no existe conflicto. Lo que reconoce la educación para la paz es que el conflicto constituye a menudo un trampolín del desarrollo; no postula la eliminación del conflicto sino que busca modos creativos y menos violentos de resolverlo. El conocimiento de que puede haber mejores métodos para hacer las cosas constituirá quizá un gran aliciente para hallar solucione nuevas y juega un papel vital en la constitución de un ambiente más pacífico. No es fácil optar por dicho camino pero puede resultar ciertamente dinámico, retador e interesante. Así la paz no es simplemente un estado de existencia en el que los individuos acepten con pasividad el status quo sino que, por el contrario, se trata de un proceso activo que busca modos no violentos y creativos de relacionarse.

Existe también una relación entre paz y justicia, en especial la justicia social, porque no puede haber paz verdadera si existen graves injusticias en el seno de una sociedad. Se cual fuere la forma que adopte la injusticia, excluye por definición la posibilidad de que haya un estado de paz positiva. Se suscita entonces la cuestión de si está justificado el uso de la violencia en la pugna por el logro de la justicia social. En este aspecto hay varias posiciones; quienes abogan por el uso de la fuerza en algunas situaciones para resolver las injusticias y quienes, en calidad de pacifistas, postulan que los medios para resolver estas situaciones deben ser congruentes con los fines, es decir, si buscamos una situación justa y pacífica, debemos utilizar métodos de solución que hagan uso de la paz en lugar de la violencia.


Fuente: http://animadores.iespana.es/animadores/edupaz/edupaz04.html


Noticias
Destacadas
Los 9 pasos básicos para desarrollar un programa de voluntariado corporativo en una empresa
Opinión: Ética de la empresa, no sólo responsabilidad social (por Adela Cortina, Fundación para la Ética de los Negocios)
Sitio en Internet sobre trámites y ayudas socioeconómicas del Estado presentó versión accesible para personas ciegas
Educared.cl cuenta con espacio de información y comunicación relacionado con las necesidades educativas especiales
Informe describe programas efectivos de convivencia escolar y prevención de la violencia aplicados en colegios y escuelas chilenas