Adicciones
Buscador
Palabra Clave
Portada Drogas
- Drogas y Efectos
Editorial
- ¿Dónde está el problema?
Cifras
- Estudios Nacionales
- Panorama Internacional
Necesito Ayuda
- ¿Quién me puede ayudar?
- ¿Quiénes consumen?
¿Cómo Puedo Ayudar?
- Tratamiento
- Prevención
Directorio de Instituciones
- Organizaciones Sociales
- Organismos de Apoyo
Leyes
- Temas Legales
- Listado de Leyes
Fuentes de Financiamiento
- Entidades de Financiamiento
Preguntas Frecuentes
- Listado de Preguntas Frecuentes
Temas de Análisis
- Prevención del Consumo
- Rehabilitación
- Cinco mitos sobre el alcohol
- Niños de la calle y adicción
- ¿Qué tipo de bebedor soy?
Vocabulario
Sitio de Interés
- Nacionales
- Internacionales
Documentos de Análisis
- Tratamiento
- Estrategia Nacional sobre Drogas 2003-2008
- Problema Psicosocial
- Prevención
- Justicia
- Legalidad
- Informes Internacionales
Archivos de Noticias
Teléfono de Ayuda
- Fonodrogas
188-800 100 800
Lunes a viernes
de 9:00 a 22:00 horas
-
www.risolidaria.cl
19 de Noviembre 2017   


Resiliencia



Roberto es un ingeniero de 33 años, casado. Tiene tres hijos. Su padre era alcohólico. También dos de sus tíos.

- Mi papá murió a los 54 años absolutamente alcoholizado. Su hermano falleció a los 50 y también era alcohólico. Crecí en un ambiente familiar muy desagradable, con maltrato sicológico por parte de mi padre. Eso podría haber marcado mi vida como les ocurrió a mis tres hermanas. De hecho, dos de ellas sufren de crisis de pánico y la otra es drogadicta. Según los especialistas, todo es resultado de lo que nos tocó vivir. La que desarrolló dependencia comenzó a fumar marihuana a los 14 años, ahora que tiene 31 y es adicta a la pasta base.

Llama la atención la frialdad con que este profesional se refiere al tema. Y el sabe por qué “ se salvó” de tener el destino de sus hermanas.

- Me considero una persona absolutamente resiliente. Soporto más que otros y me repongo. Es cierto que, alguna vez, cuando pequeño, manifesté conductas extrañas. Por ejemplo, cuando tenía un mal pensamiento, en lugar de golpear madera tres veces tenía que golpearme suavemente la cabeza tres veces. Así estuve mucho tiempo hasta que tomé conciencia que era una tontera. Cuando entendí que nada malo pasaba si no me golpeaba la cabeza, fui capaz de manejar mis pensamientos y más que eso, sobrellevar las situaciones difíciles que, por cierto, han sido muchas.

Roberto reflexiona:
- Creo que la fuerza de voluntad es mi mayor fortaleza. Cada vez que tengo un problema, a diferencia de mis hermanas que necesitan sentirse fuera de la realidad consumiendo algo o tal vez deprimiéndose, manejo la situación con mucha calma. A mi nada me sobrepasa, nada me afecta demasiado, estoy preparado para todo en la vida y no necesito consumir alcohol para sentirme bien… La vida es así, todo pasa y todo debemos manejarlo con mucha fuerza de voluntad. La mente no puede ser más fuerte que uno.

Roberto es lo que se llama un resiliente, personas que antes las mismas circunstancias negativas, abrumadoras, que llevan a otros a escapar de la realidad consumiendo drogas, no lo hacen. Resisten la adversidad y salen fortalecidos.


Fortalezas intrasíquicas

La psiquiatra infantil Claudia Herrera, del Instituto Psicomédica, destaca algunos elementos determinantes para entender por qué existen adolescentes que, viviendo en el mismo entorno, se hacen adictos a las drogas y otros no. Señala que son relevantes las fortalezas intrasíquicas, por ejemplo, una buena autoestima, autocontrol, capacidad de empatía o confianza en uno mismo y los demás. Todo esto se va complementando con la carga genética heredada de los padres.

- Podemos decir que la destreza que cada cual posee para enfrentar los problemas, junto con la genética y el ambiente que rodea a la persona, son elementos que se conjugan para que los problemas o adicciones se resuelvan de una determinada manera –dice. Porque la adversidad siempre está presente, los factores de riesgos siempre existen en la vida de un ser humano. Todo depende de cómo uno los maneje.

Según la profesional, la resiliencia es la capacidad de las personas de superar la adversidad y salir fortalecidos, por lo tanto, la resiliencia no es inamovible. Más bien es una conducta que se renueva con cada experiencia que el sujeto va teniendo.

Para ejemplificar, la doctora Herrera habla de los llamados factores de riesgo, que son los que hacen vulnerable al ser humano y lo pueden conducir a una patología mental. Entre ellos se encuentran la violencia intrafamiliar, padres alcohólicos y drogadictos y otras circunstancias que puedan conformar un entorno disfuncional, ya sea de la familia o del espacio físico en el que se habita. Y añade:

- Si la persona tiene competencias resilientes, es probable que pueda enfrentar de mejor manera estos factores de riesgos. Todos los seres humanos tienen estas fortalezas; la diferencia entre unas personas y otras depende de cómo las potencian en un momento de adversidad.


Claves resilientes

Así como existen los factores de riesgo también están presente los factores protectores, que se relacionan con las fortalezas de cada ser humano. La siquiatra ha estudiado las características resilientes en las personas y ahora las entrega:

Modelo de introspección: es la capacidad de poder verse a si mismo, hacerse preguntas y responderlas de la manera más honesta posible.

Modelo de la autonomía: El sujeto se hace independiente del otro, es decir, si la persona vive en un entorno donde sus padres son drogadictos, no necesariamente él se convierte en drogadicto, a pesar de la carga genética que pueda existir. En la medida que el sujeto logre darse cuenta que él no es la causa del problema de drogadicción de los padres puede construir un futuro distinto.

Poder de iniciativa: Es la persona que se arriesga, que busca, que explora otras actividades, que sale de su entorno.

Creatividad: La persona que tiene creatividad, logra mantener su mente en crecimiento.

Moralidad: Tiene que ver con los valores que se hayan adquirido.

Sentido de humor: Es poner en una perspectiva distinta la situaciones y así lograr manejarlas y relativizarlas.

Respecto a la vulnerabilidad biológica, la siquiatra afirma que es un elemento que siempre está presente, pero eso no significa que sea de causa – efecto. Finalmente, la predisposición genética a generar ciertas enfermedades también pasa a convertirse en un factor más dentro del ambiente en que se vive



Noticias
Destacadas
Los 9 pasos básicos para desarrollar un programa de voluntariado corporativo en una empresa
Opinión: Ética de la empresa, no sólo responsabilidad social (por Adela Cortina, Fundación para la Ética de los Negocios)
Sitio en Internet sobre trámites y ayudas socioeconómicas del Estado presentó versión accesible para personas ciegas
Educared.cl cuenta con espacio de información y comunicación relacionado con las necesidades educativas especiales
Informe describe programas efectivos de convivencia escolar y prevención de la violencia aplicados en colegios y escuelas chilenas